Seleccionar página

Hoy en día, el cuidado personal se discute con más frecuencia que nunca, y por una buena razón. Los proveedores de atención médica y los terapeutas comparten formas de reducir la calma, aliviar la ansiedad y hacer que el momento presente sea lo más pacífico posible.

Sin embargo, ¿qué haces cuando tus miedos, traumas y heridas son mucho más profundos que los eventos actuales que estás experimentando? ¿Cómo puedes iniciar la curación cuando es tu niño interior el que grita pidiendo amor, aceptación y consuelo?

Aprender a enfrentar el pasado sin dejar que controle su presente y futuro puede ser un paso desafiante, pero es posible. Hoy compartimos siete formas en las que puedes combatir el problema que te costó la inocencia y comenzar a reconstruir la vida que te mereces.

1. Reconoce a tu niño interior

Antes de que pueda emprender el camino hacia la restauración, debe reconocer que su niño interior existe. Aunque puede parecer tonto al principio, habla con él o ella si estuviera a tu lado.

Darle a esta persona una identidad real puede ayudarlo a resolver los problemas que enfrentaron juntos. Comience diciendo declaraciones de afirmación como "Te amo" y "Te veo" en el espejo, o incluso visualízate diciéndole esto a tu yo más joven y herido.

Puede que le resulte más fácil comunicar estos sentimientos a su yo pasado a través de un diario. Si este es el caso, escribe cartas a tu niño interior que cubran los mismos sentimientos. El objetivo es darle a ese niño los sentimientos de validación y afirmación que estuvieron ausentes durante tanto tiempo.

2. Valide lo que sucedió

Rechazar los problemas o esconderlos debajo de la alfombra solo funcionará durante un tiempo. Si sufriste abuso, negligencia o cualquier forma de trauma cuando eras niño, es necesario que seas realista sobre lo que sucedió.

Con su niño interior a su lado, tómese el tiempo para comprender lo que sucedió completamente. Esto podría significar repasar los eventos en detalle, o podría significar revisar un sentimiento persistente de vergüenza o culpa. Como tal, es mejor completar este paso con un especialista capacitado que pueda ofrecer técnicas de afrontamiento mientras realiza ese doloroso viaje por el camino de la memoria.

3. Identifique la forma de negligencia que experimentó

Incluso los niños que crecieron en un entorno idílico pueden tener heridas que se originaron hace décadas. Una vez que haya identificado un área específica de dolor, considere el panorama general que rodea ese evento o serie de eventos.

En el centro de muchos traumas se encuentra alguna forma de negligencia. Esto puede ir desde la falta de amor hasta la falta de protección, y cualquier cosa intermedia. Es posible que haya deseado tener más recursos, más orientación o más libertad. Permítete volver a sentir ese vacío y reconócelo por lo que es.

4. Acepta tus emociones

No todo el trabajo del niño interior generará sentimientos de resentimiento o ira, aunque algunos podrían hacerlo. Por ejemplo, puedes sentir remordimiento por tus padres o estar furioso con un amigo o familiar. En lugar de tratar de superar esas emociones, sigue adelante y siéntate con ellas.

Esto podría significar volver a experimentar rabia, tristeza, vacío o vergüenza. Habla con un terapeuta mientras estas emociones salen a la superficie. A menudo, la única forma de superarlos y encontrar la verdadera curación es enfrentarlos de frente.

Dicho esto, sé fácil contigo mismo. Es posible que no resuelva todo en un día o una visita, y eso está bien. Date espacio y tiempo para procesar el viaje. Tome descansos y busque el apoyo y la orientación de amigos, consejeros y entrenadores de confianza.

5. Identificar manifestaciones actuales de heridas pasadas

¿Se encuentra participando en patrones de autosabotaje que se derivan de heridas de la infancia pasada? Por ejemplo, si te sentiste abandonado cuando eras más joven, ahora podrías entablar relaciones tóxicas con parejas que sabes que te abandonarán en el futuro.

O bien, puede proyectar emociones de desconfianza y sospecha en las personas que realmente quieren estar en su vida, temeroso de dejar que se acerquen demasiado por temor a que termine solo nuevamente. Cualquiera que sea la forma en que estas heridas del pasado se manifiesten hoy, es importante ser honesto contigo mismo e identificarlas. El reconocimiento es el primer paso para avanzar y hacer el cambio hacia hábitos más saludables.

6. Tome medidas para llenar el vacío

Cuando eres más joven, eres víctima de tus circunstancias porque no puedes levantarte contra ellas. Como adulto, puede tomar medidas proactivas para proporcionarse las cosas que desearía haber tenido cuando era niño.

Por ejemplo, si estuvo en un ciclo de pobreza en su juventud, puede tomar medidas para mejorar su perspectiva financiera actual. Asóciese con un experto que pueda enseñarle cómo presupuestar, ahorrar para el futuro y maximizar sus ingresos. O, si se sintió abandonado e invisible cuando era niño, busque relaciones con personas que aprecien su tiempo con usted y hagan tiempo para mantener vivas esas amistades.

En otras palabras, dése lo que desearía que sus padres o tutores le hubieran dado hace años y permítase disfrutar de la libertad que viene con esa recompensa.

7. Repara el dolor ayudando a otros

Las investigaciones muestran que el abuso, la negligencia y el maltrato infantil es un problema mundial que afecta a millones de niños cada año. Si bien no puede retroceder en el tiempo y cambiar su pasado, hay muchas maneras en que puede ayudar a cambiar el futuro de alguien que ahora está en su lugar.

Desde ser voluntario en un hogar infantil hasta servir comidas en un refugio para personas sin hogar, busque oportunidades en su comunidad donde pueda retribuir, especialmente si eso significa marcar una diferencia en la vida de un niño o una niña. Incluso prestar un oído atento y empático a un amigo o conocido necesitado puede ser su forma de servicio.

Comprenda que, al principio, este tipo de interacciones pueden ser desencadenantes para usted si le recuerdan abusos pasados. Sin embargo, con el tiempo, descubrirá que el altruismo y la sanación van de la mano.

Sana y libera a tu niño interior

Lo has escuchado antes, pero es hora de creerlo. Tu pasado no te define.

Por muy herido que se sienta tu niño interior, existen recursos disponibles para ayudarte a abordar y superar ese dolor.

Si ha estado abusando de las drogas o el alcohol para ayudarse a tratar el dolor, estamos aquí para mostrarle una mejor manera.

Somos un centro de rehabilitación autorizado y acreditado internacionalmente dedicado a brindar atención médica y clínica experta a nuestros pacientes.

Llame ahora para hablar con un especialista en tratamiento de traumas infantiles y demos juntos este próximo paso.

¿Cómo sanan las personas a su niño interior?

Cómo comprometerse con su niño interior. Healthline dice que simplemente reconocer a su niño interior es el primer paso para la curación y que es "un proceso de autodescubrimiento". Abrace conscientemente al niño interior con autocompasión. Mindfulness es simplemente estar presente y en sintonía contigo mismo.

¿Qué puedo decir para sanar a mi niño interior?

Reconoce a tu niño interior

Comience pronunciando declaraciones de afirmación como "Te amo" y "Te veo" en el espejo, o incluso visualízate diciéndole esto a tu yo más joven y herido. Puede que le resulte más fácil comunicar estos sentimientos a su yo pasado a través de un diario.

¿Cómo puedo curar a mi niño interior como adulto?

Aquí hay algunas formas en que puede comenzar el proceso de curación:

  1. Escucharte a ti mismo. Cuando te enojas, te frustras o sientes dolor emocional, ¿qué tipo de cosas suceden a tu alrededor?
  2. Meditar.
  3. Crear un nuevo grupo de cuidadores.
  4. Prueba la terapia del niño interior.
  5. Reimagina tu infancia.
  6. Habla con tus seres queridos.
  7. Recuerda cómo jugar.

¿Qué es un niño interior dañado?

Respuestas abruptas a comentarios o eventos negativos: los adultos que no son flexibles y no pueden aceptar críticas, comentarios negativos o cambios en los planes o eventos a menudo albergan un niño interior herido.

Video: how to heal your inner child